niños · padres

La autonomía natural

cropped-cropped-la-autonomc3ada-natural1.png

Hablamos mucho hoy en día de autonomía, y del natural del humano, al cual queremos volver poco a poco. La simplicidad, el amor por las cosas sencillas; hacemos muchos esfuerzos para ser naturales y autónomos.

Pero ¿Qué es realmente la autonomía natural? ¿Qué significa ese concepto para un adulto? ¿Y para un niño?  ¿Y un adolescente? ¿Es lo mismo para las mujeres y los hombres? ¿Cuándo consideramos a una persona autónoma? ¿Y cuándo es natural?

– Un bebé es autónomo y natural.

– “¿Cómo es posible?” me preguntarás “Necesita a otras personas para vivir, comer, que alguien se preocupe de todo por él”.

– Sí, es verdad, por eso el bebé es autónomo, deja las responsabilidades a los demás.

– “Entonces, ¡no es autónomo sino dependiente!” me dirás.

– Sí, eso es cierto.

– Vale, pero…

Jejeje 😉 sí, claro que hay un pero…

Por eso, ahora volvemos al tema que nos interesa hoy : La autonomía.

Para entender la autonomía, primero se deben separar la dependencia, la independencia y la autonomía.

¿Cuándo, cómo y con quién un humano es dependiente, independiente o autónomo?

Un humano es dependiente cuando necesita algo que no puede conseguir solo.

Es independiente cuando lo puede hacer por sí solo y es autónomo cuando sabe utilizar sus recursos propios y la ayuda de los demás cuando sea necesario.

Un bebé no puede hacer muchas cosas solo pero sabe pedir ayuda sin vergüenza, sin miedo y con toda naturalidad.

¿Y un niño?

Un niño también, pero eso cambia con la educación que recibe. Sí se siente culpable cuando pide algo que no puede hacer solo y que necesita, entonces poco a poco va a elegir:

  • no pedirlo.
  • no esperar la ayuda de los demás.

En ese momento y cuando la situación se repita muchas veces, poco a poco se hará independiente. Si lo consigue solo, tendrá orgullo de sí mismo y pensará que no necesita a los demás, solo a sí mismo para lo que necesite.

Si no lo consigue:

  • se cortará de su necesidad 
  • empezará a buscar otras maneras de llegar a su objetivo.

Aquí entra la creatividad del humano, pero eso es otro tema que hablaremos más adelante.

  • Cuando un niño es justamente castrado, eso le impulsa a encontrar soluciones.
  • Cuando es demasiado castrado se le corta de sus necesidades naturales, y poco a poco eso tiene consecuencias en su vida diaria y su futuro, alejándolo de su naturaleza.
  • ¿Y si no está castrado? Eso, hoy en día no existe. Si no son los padres los que castran, la vida misma lo hace.

La castración es necesaria, pero ese tema también lo hablaremos en otro post.

Y un humano natural, ¿qué es?

Es un humano que no se corta de lo que le nace en el momento. ¡Si es una emoción, la expresa o la deja pasar, pero no la bloquea, si es un deseo lo exprime y lo hace o no lo hace, si es una necesidad la hace ya.  Es un humano que no pierde el tiempo pensando si se puede hacer o no, si va a molestar a los demás o no, se expresa cuando es necesario y vive su vida completamente. Un bebé hace eso. Por eso un bebé es natural, autónomo, naturalmente autónomo, y autónomo natural.

¿Cómo sería una educación que preserva la autonomía natural de un niño?

Ese es el tema de mi blog. Vamos a hablarlo desde diferentes contextos y a dar ejemplos.

Si queréis compartir experiencias, preguntas, dudas, este es vuestro lugar 😊

Bienvenido a casa 🌍🏡🏪🏡🌅

Con todo mi amor y entendimiento,

Gaëlle.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s